Así se definía GPS en el año 1993

Comparte

En junio de 1993 el último de los 24 satélites de el Sistema de Posicionamiento Global se colocó en órbita, completando una red de satélites capaz de proveer información de posición para localizarte en cualquier punto de la Tierra con un margen de 30 metros.

Los satélites cargan hasta cuatro relojes atómicos de cesio y rubidio que son periódicamente actualizados desde una estación de campo ubicada en Colorado. Los satélites transmiten señales de tiempo e datos de posición. Un receptor GPS, que puede ser tan pequeño como una mano, descifra las señales de tiempo de varios de los satélites, interpretando los tiempos de llegada en términos de latitud, longitud y altitud con un margen de error que puede ser menor a diez metros.

En el modo diferencial, la precisión de menos de un centímetro puede ser obtenido para distancias de cientos de kilómetros.

Las unidades portátiles leen longitud y latitud a un milésimo de un minuto de arco y cambia en el último decimal moviéndose un par de pasos al caminar. Los satélites están en órbitas mucho más bajas que los satélites “syncom”, orbitando alrededor de 17.7 millones de metros sobre la Tierra, con periodos de órbita que están en el orden de las diez horas.

Desde aeronaves a la navegación marítima, hasta encontrar el mejor lugar para pescar en un lago, las aplicaciones de los GPS se han multiplicado rápidamente.

Los 24 satélites de GPS que existían en el año 1993 están ubicados en órbitas que tienen cerca de 3.75 veces el radio de la Tierra. Un recibidor GPS, que puede ser una unidad manual, puede triangular su posición en la Tiettra con un margen de error de 30 metros o menos, recibiendo señales de tres de los satélites. Estos están dispuestos en seis planos orbitales con cuatro satélites en cada plano.

La información de posicionamiento de los satélites GPS es enviada en forma de repetición de códigos que identifican el satélite que origina la información, la ubicación de otros satélites en el sistema y entrega información de navegación.

Los códigos que forman la estructura de la señal GPS se superponen sobre dos ondas portadoras en la banda L, una gama de frecuencias reservada para la comunicación por satélite.

Las señales codificadas se repiten regularmente en ciclos que están en el orden de los 15 segundos. Los códigos usados están catalogados como “Códigos pseudo aleatorios“, un nombre aplicado por los primeros radio astrónomos, quienes fueron los primeros en hacer un uso amplio de estos códigos.


Comparte

Be the first to comment on "Así se definía GPS en el año 1993"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*